Cristina Moreiras

Resumir más de un siglo de historia familiar no fue fácil, el tiempo empañó hechos y costumbres, y sin duda he cometido errores y omisiones. Sólo pretendo que el lector pueda descubrir los sentimientos que esconden mis
palabras.
Para reflejar la proximidad de Galicia y Buenos Aires de la mano del inmigrante, incluí las voces de poetas gallegos y argentinos en el comienzo de algunos relatos. Tengo más de sesenta años y mi familia es mi mayor realización. Quiero dejarles estas viejas historias
para que conserven su identidad a través de ellas.

He escrito sin ambición literaria. Fueron mis nietos y los que vendrán, quienes movieron mis manos sobre el teclado para dejar por escrito
los recuerdos que el tiempo puede borrar.