La sucesión Riera. Cosa juzgada írrita y fraudulenta

Nuevo libro de Eliana Mutio.

Comentarios de Ana Cigada y Adelaida Wartensleben , integrantes del grupo de escritores autobiográficos

De Ana Cigada:

Es un libro necesario, como lo fue La casa Rosenthal porque es testimonio de lo que ocurre en nuestro maltrecho país, y no debería ocurrir. Lamentablemente para mí, no me deja la esperanza de que las cosas mejoren y la justicia llegue para todos. Los años me han hecho escéptica, por desgracia.

En cuanto al libro en sí, creo que hay tres lecturas. La escrita en letra cursiva es la historia trágica y romántica de los personajes que originaron el caso Riera. Tiene el perfume de lo antiguo y campero. La hermosa imagen del poncho de Riera sobre el suelo mojado de rocío quedó en mi mente cuando lo leí por primera vez, allá por 2014.

La segunda lectura muestra los pormenores intrincados de la sucesión que duró alrededor de veinte años. Tiene mérito para que sea entendido por quienes no son abogados. Los capítulos son cortos, el glosario ayuda, igual que el genograma, que permite entender los parentescos entre los participantes.

Hay momentos de ingenua comicidad, como el “quedaron sanguchitos, Dotora”? que pregunta uno de los herederos después de una agotadora reunión informativa. O la expresión de la mamá de Eliana, ya muy enferma, creyendo que delira porque ve en la televisión al presidente De la Rúa tomando juramento a Domingo Cavallo!

Y dentro de la crónica de procedimientos aparece buena parte de la vida de Eliana, la otra protagonista, con sus luchas, crueles y muchas, esfuerzos, zozobras, alegrías, miedos, pérdidas y logros.    

Sí, “La sucesión Riera” es un libro autobiográfico, y de los buenos.

Gracias, Eliana.

Buenos Aires, 2 de setiembre de 2021.

De Adelaida Wartensleben

¿Se logrará, alguna vez, encontrar un método de nombramiento de jueces donde los políticos de los otros dos poderes del Estado no tengan intervención?

Sí. Lo sé. Eso lo fija nuestra Constitución y las leyes que derivan de sus artículos; pretender que la reformen, va, justamente, contra los intereses de esos mismos políticos encargados de reformarla, salvo honrosas excepciones.

Esto es lo que pensé leyendo este impresionante libro escrito por la Dra. Eliana Mutio: La Sucesión Riera, Cosa juzgada írrita y fraudulenta.

Veinte años ¡Veinte años! Para que se haga justicia de acuerdo a lo que emana de la letra pura y exacta de la ley.

Veinte años de atropellos, de traiciones, de amenazas, de atentados contra su vida, de vaivenes económicos, de pérdida de seres queridos, de achaques que afectaron su salud.

Algo, que si no hubieran pretendido meter la mano los intereses enquistados en el poder, hubiera transcurrido dentro de los tiempos lógicos que demora una sucesión.

La mayoría de nuestras provincias son feudos y se manejan como tales. El poder son ellos, los políticos y gobernadores de turno, por lo tanto la Ley, también son ellos y la acomodan de acuerdo a lo que les conviene hasta… que se topan con una profesional incorruptible como la Dra. Mutio y su colega en la provincia de Entre Ríos, la Dra. Cabrera Bustos.

Este libro es un libro necesario, ningún profesional, ningún estudiante de abogacía o de carreras afines, como las de ciencias económicas, donde también lidiamos con normas legales y con la voracidad del Estado, debería dejar de leerlo.

Su lectura es apasionante. Uno queda atrapado en esa historia que nace a mediados del siglo XIX; está tan bien escrita y estructurada que sentí formar parte de ella. Hasta se logra comprender lo que para muchos, seguramente ha de ser incomprensible, como lo es la terminología jurídica y sus pasos procesales.

Debemos lograr que la justicia sea realmente independiente, que la balanza que la representa no esté torcida ni para un lado ni para el otro. La justicia tiene que ser eso: Justa.

Nuestros jóvenes deben lograr que este consejo del viejo Viscacha en el libro Martín Fierro de José Hernández, deje de ser realidad:

“Hacete amigo del Juez

No le des de qué quejarse

Pues siempre es bueno tener

Palenque ande ir a rascarse”

Ojalá la semilla que se ha sembrado con este libro rinda sus frutos; que, como se acostumbra a redactar en los escritos judiciales: SERÁ JUSTICIA.

Felicitaciones Dra. Eliana Mutio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *