«La escritura precisa es un acto de respeto hacia el mundo»

Lo dijo el escritor español Julio Navarro

Justo Navarro es también poeta, traductor y crítico. Escribió Finalmusik, una novela que transcurre en Roma en 2004. Las brigadas islámicas lanzan un ultimátum para deponer al primer ministro bajo amenaza de incendiar Italia y al mismo tiempo una mujer identifica cerca del circo romano al criminal más buscado de Italia. Estos hechos se entrelazan con notas de los diarios personales reales del autor. Se narran hechos de su vida con hechos ficticios en primera persona. El protagonista se identifica con las iniciales del autor.

“La ficción añade a la realidad y permite al escritor entrar en la intimidad de otras personas y ponerlas a hablar”, dice el escritor.

Volvamos a la concisión. Una frase puede estar bien redactada y tener un sentido claro, pero no ser concisa. Lo que se puede decir con menos palabras sin perder el sentido, mejor. No confundir concisión con el desarrollo pobre de un texto.

Aquí el ejercicio de mi último post en Instagram y las soluciones: Petenece al libro Corte y corrección de Marcelo Di Marco

Ejercicio:

Sacar las palabras que sobran:

1. En este fragmento hay una palabra más que en el original.

Me levanté de un salto y corrí velozmente al dormitorio.

2. Una palabra más que en el original.

Era estremecedor el desamparo de esa mujer, aislada por una infranqueable barrera de locura.

3.  Dos palabras más.

Ya no se oía el ruido del tiroteo.

4.  Dos palabras más.

En las manos del indio, el arco dejó de ser una pieza de museo y se volvió un objeto con vida propia.

5.  Dos palabras más.

El retiro del doctor Agüero no hizo que mejorara la disciplina interna del Colegio.

6.  Tres palabras más.

Tal vez tenga que escribir todo de nuevo sobre papel blanco, con tinta azul, o negra, o roja como el color de su sangre.

7.  Tres palabras más.

El pobre Juan tenía una sola y única debilidad: la música.

8. Tres palabras más.

Su biblioteca atesora centenares de volúmenes en sus estantes.

Textos originales

  1.  Me levanté de un salto y corrí al dormitorio.

 —Juan José Manauta

  •  Era estremecedor el desamparo de esa mujer, aislada por una barrera de locura.

—Cristina Fernández Barragán

  •  Ya no se oía el tiroteo.

—Manuel Gálvez

  •  En las manos del indio, el arco dejó de ser una pieza de museo y se volvió un objeto vivo.

—Sylvia Iparraguirre

  •  El retiro del doctor Agüero no mejoró la disciplina interna del Colegio.

—Miguel Cané