El blanco. Por qué es importante en la escritura.

Cómo escribir. Recursos
Taller de escritura. Herramientas, técnicas.

Como en la música o en la pintura, el blanco tiene sentido en una obra literaria. Señalan en la página el límite de la obra, demarcan sus partes: capítulos, determinados párrafos. En resumen, los blancos son una forma, dice Wolfgang Iser, autor de El acto de leer. Delimitan el campo de visión y crean el escenario para la obra escrita.
La forma más utilizada de intercalar blancos para separar textos es el capítulo. Es la división que se hace con el fin de ordenar e integrar el contenido y así facilitar la lectura. La extensión de los capítulos varía de acuerdo con las necesidades del autor y la obra. Dentro de un mismo libro la duración de cada capítulo puede diferir del resto. A veces los libros están divididos en partes y estas a su vez en capítulos, pero también hay novelas que no tienen capítulos. Las divisiones pueden llevar números, títulos, años o nada.
Algunos capítulos cuando no tienen número se consideran como una subdivisión diferente, por ejemplo el prólogo, la introducción, el epílogo.
Los blancos marcan un ritmo. Antes de leer un libro con solo hojearlo se puede percibir el ritmo por sus blancos. Tenemos otros blancos que son los llamados blancos activos. Stéphane Mallarmé, poeta y crítico francés, junto con otros poetas, emplearon por primera vez los blancos en una página
como elementos con significado.
Windows por defecto hace un blanco después de cada punto aparte porque es el estilo usado para informes técnicos, pero resulta molesto cuando escribimos literatura porque ese espacio en blanco tienen un sentido distinto.
VH

Continuará…
En una próxima entrada te explicaré cómo configurar el Word para textos literarios.

Foto de Annelies Geneyn en Unsplash