Un gato callejero llamado Bob

El gato Bob

Bob es un gato amarillo grandote, James Bowen lo lleva sobre su hombro cuando camina por las calles de Londres. En los días fríos Bob suele lucir una bufanda. Las tiene de todos colores. Se las regalan los turistas que conocen su historia.

James Bowen no escribiría libros si no fuera por su gato Bob. No hubiera podido recuperar su familia ni dedicaría tiempo a ayudar a organizaciones como la Fundación Big Issue, el periódico de las personas sin hogar del Reino Unido, Escocia e Irlanda, que trabajan por los animales, y de La Cruz Azul (Blue Cross), una entidad benéfica que se ocupa de los animales que no tienen acceso veterinaria privadas y da ayuda a gatos y perros.

 Antes de encontrarse con un gato herido en la puerta del alojamiento que la seguridad social le había otorgado James intentaba dejar la heroína que lo había hundido en las sombras. Para mantenerse tocaba la guitarra en la calle con eso conseguía algunas pocas monedas cada día.  Cuando encontró el gato herido y maltrecho usó el poco dinero que tenía para curarlo, cuando estuvo bien lo instó a recuperar su libertad pero el gato no quiso, es más empezó a seguirlo por las calles de Londres, incluso subió autobús número 73 que tomaba James para llegar a Covent Garden y Piccadilly Circus donde tocaba la guitarra.  

Por primera vez James se hacía cargo de alguien vivo y ocurrió algo mágico. James dejó de ser invisible gracias a Bob que se quedaba a sus pies mientras tocaba la guitarra y encontró la fuerza para dejar la heroína. 

Imágenes de ambos empezaron a circular por las redes y personas de distintas partes del mundo recorrían las calles de Londres para verlos. Llegó la propuesta de una editora y también la de hacer una película en la que actúa el mismísimo Bob que se puede ver en YouTube.

Desde su publicación Un gato callejero llamado Bob  ha vendido más de un millón de ejemplares, ha sido traducido a 30 idiomas. A la fecha hay siete nuevos libros.  

¿Qué me atrapó? Está escrito en primera persona con lenguaje sencillo, directo y se percibe la honestidad del autor con lo que narra. Podemos reconocer las tres líneas sinuosas que hay en la biografía de todo humano: lo que un hombre ha creído ser, lo que ha querido ser y lo que es. El escritor Garry Jenkins acompañó muy bien en el proceso de la escritura.

En Un gato callejero llamado Bob podremos descubrir la refinada personalidad del gato, disfrutar de los diálogos que Bowen mantiene con él, pero en una historia no pueden faltar los conflictos: la lucha por dejar la metadona, las amenazas de patoteros, el trato de la policía, la envidia de otros habitantes de la calle.

Mi gato Morris

Conocer de primera mano el submundo de la calle es un plus del libro.  A través de James podemos sentir la vulnerabilidad de un ser humano que se ve obligado a vivir o trabajar en la calle, las injusticias, la permanente amenaza.

No dejes de leerlo, de mirar los videos y las fotos que suben personas de todo el mundo. 

Hace poquito murió el gato Bob

Tuve un gato llamado Morris. Era igualito a Bob y también me ayudó a vivir.

2 respuestas a “Un gato callejero llamado Bob”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *